viernes, 23 de enero de 2009

importancia del sistema oseo


Es el órgano donde radican la sensibilidad consciente, la movilidad voluntaria y la inteligencia; por este motivo se le considera como el centro nervioso más importante de todo el sistema. Presenta una profunda hendidura que llega hasta el cuerpo calloso y lo divide en dos hemisferios simétricos (izquierdo y derecho). La corteza cerebral constituye el nivel superior en la organización jerárquica del sistema nervioso; se encuentra replegada presentando pliegues o circunvoluciones y fisuras o surcos. La corteza cerebral no es homogénea, encontrándose diferencias en el espesor total, en el espesor de las diferentes capas y en la conformación celular fibrilar.

La función más importante del esqueleto es sostener la totalidad del cuerpo y darle forma. Hace posible la locomoción al brindar al organismo material duro y consistente que sostiene los tejidos blandos contra la fuerza de gravedad y donde se insertan los músculos que le permiten erguirse del suelo y moverse sobre su superficie. El sistema óseo también protege los órganos internos (cerebro, pulmones, corazón) de los traumatismos del exterior. En todo hueso largo, el cuerpo, generalmente cilíndrico, recibe el nombre de diáfisis, y los extremos, el de epífisis. La diáfisis está hueca, y su interior es ocupado por el tuétano o médula amarilla. También en la epífisis hay gran número de cavidades formadas por el entrecruzamiento de los delgados tabiques óseos, los cuales contienen la médula roja, formadora de glóbulos sanguíneos. El periostio, que es una membrana muy tenaz y sumamente vascularizada, envuelve los huesos y permite que éstos crezcan en espesor; esta membrana es de gran importancia, pues por medio de sus vasos sanguíneos llegan a las células óseas la sustancias nutritivas. El esqueleto humano está compuesto por huesos, ligamentos y tendones, formado por 203 o 204 huesos y se divide en cabeza, tronco y miembros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada